Gato persa: Historia y características.

gato persa

El esponjoso gato persa es una de las razas felinas más queridas. Sin duda es sorprendente que el gato definido en persa como "Gorbe-ye irāni" (gato iraní) figure entre las razas felinas más antiguas, ¡A pesar de que los persas que conocemos hoy no proceden en absoluto de Oriente!

Recomendado: Visita aanimales.com para aprender todo sobre el reino animal.

Tabla de Contenido

    Apariencia de los gatitos persas

    El pelaje largo y fino con el subpelo grueso es una de las peculiaridades más destacadas del gato persa. No todos los gatos de pelo largo son persas y, del mismo modo, un persa debe tener mucho más que un pelo largo para cumplir los estándares de la raza.

    El aspecto del gato persa está definido por tres asociaciones de criadores, que consideran prioritarias varias cualidades. Por regla general, un gato persa debe ser de tamaño mediano a grande. Los machos pesan hasta 7 kg, las hembras hasta 6 kg. El cuerpo se apoya en patas cortas y robustas y los mechones de pelo entre los dedos de las patas son absolutamente aceptados por estas normas.

    Con el pelo largo, el hocico del gato persa es también un rasgo característico de la raza. La cabeza ancha y redonda muestra orejas redondas, la nariz debe ser idealmente muy pequeña.

    El dorso de la nariz debe terminar entre los ojos: El llamado "stop" no puede situarse por encima del párpado superior ni por debajo del inferior. Esto da al gato persa un aspecto muy característico, pero puede conllevar limitaciones en términos de salud, lo que da lugar a críticas a las formas más extremas de criar persas, de las que hablaremos más adelante.

    Hay criadores que por esta razón prefieren el antiguo estándar de cría con la nariz larga, un estándar que sin embargo ya no se corresponde con el actual.

    Casi todos los colores están presentes en el gato persa. Los ejemplares monocromáticos pueden ser gatos persas negros, blancos, rojos y azules, o incluso marrones "chocolate", topo/"lila" y crema.

    Pero eso no es todo: Los gatos persas de 2 o 3 colores ("carey") son tan apreciados como los de colores exóticos llamados "humo", es decir, cuando la mayor parte del pelo está coloreada, pero las raíces del pelo permanecen de color blanco plateado. Si, por el contrario, sólo las puntas del cabello están coloreadas y la mayor parte es de color gris plateado, se trata de la variante de color "matizada".

    Los gatos persas, los gatos exóticos de pelo corto y los Colourpoints (gatos con coloración conocida como "patrón siamés", de pelaje claro y puntas coloreadas) comparten un estándar racial común, mostrando diferencias únicamente en la longitud, la textura y el color del pelaje.

    Así, en 1933, la raza "Exotic Shorthairs" fue reconocida oficialmente en una de las asociaciones felinas de ámbito europeo. La complexión y el carácter del gato persa, aunque el pelo es corto y similar al de un oso.

    La definición "Colourpoint" de "Himalaya" procede del cruce de gatos siameses y persas: el animal corresponde al estándar de la raza del gato persa, pero muestra la coloración del gato siamés.

    Así, podemos encontrar las más variadas coloraciones, entre las más frecuentes están el negro y el rojo, como sus versiones matizadas "azul" y "crema", o "chocolate" y "canela". o "chocolate" y "canela" y sus versiones matizadas "lila" y "leonado claro".

    Personalidad y carácter de los gatos Persas

    Los gatos persas son considerados como animales muy tranquilos y perfectos para tener sobre todo en casa, debido a su poco marcado deseo de libertad. Este aspecto del carácter les ha dado la reputación de ser la raza felina más querida en algunos países europeos. A los gatos persas les gusta intercambiar mimos y ternura con sus amigos humanos y demuestran ser absolutamente cariñosos.

    Sin embargo, aunque se les considera animales equilibrados, siguen siendo carnívoros con instinto de caza, aunque estén acostumbrados a entornos domésticos. Por lo tanto, incluso los gatos tranquilos y más bien perezosos deberían tener la oportunidad de descubrir, trepar y jugar.

    Un hogar estructuralmente diseñado para la presencia de un gato es imprescindible para su serena estancia en casa, lo que también es útil para mantener al gato en forma aunque no esté cazando pequeñas presas, como pájaros y ratas.

    Darle la oportunidad de moverse y mantenerse ocupado también evitará la aparición de trastornos de comportamiento.

    El poste rascador es el accesorio por excelencia, que no puede faltar en una casa donde vive un gato. Aunque el persa no realiza emocionantes actuaciones de escalada, el rascado forma parte del repertorio de comportamiento de todo gato.

    Nuestros amigos felinos necesitan rascarse para descargar sus instintos adormecedores de arañar y cortar. Mediante las marcas de arañazos, los gatos marcan su territorio y liberan señales olfativas gracias a las glándulas situadas en las almohadillas de sus patas. Estas señales son definitivamente perceptibles de su consecuente satisfacción,. Sin un árbol o una superficie de rascado, incluso el gato más paciente volverá a caer sobre los muebles y las esquinas de la casa.

    En cambio, este accesorio proporcionará a su gato la oportunidad de trepar y disfrutar de una gran vista. Son precisamente los gatos tranquilos a los que les gusta observar el mundo desde arriba. Las ventanas y las hamacas del calentador frente a una ventana bien asegurada cumplen una función similar.

    Historia

    Siempre se creyó que el gato persa era descendiente de los gatos de pelo largo que vivían en Oriente. En el siglo XVII se introdujeron por primera vez en Europa gatos de pelo largo procedentes de lo que entonces era Persia (ahora Irán), lo que debió iniciar la cría de gatos persas tal y como los conocemos hoy: De hecho, las razas de gatos actuales ya no tienen mucho en común con los antiguos gatos persas.

    No es de extrañar que, según los últimos descubrimientos científicos, los ancestros de los gatos persas que conocemos procedan de Rusia. Un análisis del genoma de los gatos persas muestra que el gato persa de pelo largo deriva, de hecho, de los gatos domésticos rusos de pelo largo y no hay relación con la línea asiática.

    Curiosamente, el nombre de persa no se impuso hasta el nacimiento de las primeras asociaciones de criadores a principios del siglo XX. Hasta entonces, por el contrario, el concepto de "gato de angora" se utilizaba principalmente para los gatos de pelo largo.

    Desde entonces, el estándar de cría del gato persa actual ha cambiado muchas veces. Con el tiempo, se dio más importancia a una frente más redonda y a una forma de cara más bien pequeña, mientras que el pelaje se hizo más grueso y suave debido a una mayor cantidad de subpelo.

    Esto también fue en detrimento de la raza. A medida que aumentaba el interés por los gatos persas, especialmente en EE.UU de ahí también el nombre de gato Persa Americano, se practicaba la cría y el apareamiento en masa sin tener en cuenta los inconvenientes de salud, lo que contribuyó a una imagen cada vez más extrema de la raza:

    Retratos de nariz con ojos llorosos y tendencia a las inflamaciones de nariz y garganta, junto con trastornos de asimilación de alimentos y problemas respiratorios, lo que convirtió al gato persa en una conocida "raza problemática". Pero, ¿qué significa exactamente eso? ¿Deberían los gatos persas modernos del siglo XXI seguir llamándose así?

    Salud

    En algunos países, como Alemania, está regulada la cría intensiva de animales de compañía y no de compañía. El apartado 11b de la ley alemana de bienestar animal define el concepto de "raza torturada".

    La ley dice: "Se prohíbe la cría de animales vertebrados o su alteración mediante medidas biotecnológicas o de ingeniería genética, si se estima que ello dará lugar -para los animales sometidos a dicho tratamiento o para su descendencia- a la ausencia, transformación de partes del cuerpo u órganos sujetos a influencias hereditarias, o a su incapacidad para ser utilizados para los fines propios de la especie, y que se produzca dolor, sufrimiento o daño como consecuencia de dichas intervenciones".

    Del mismo modo, se prohíbe la cría de animales vertebrados si se estima que su descendencia puede padecer trastornos de comportamiento o de salud condicionados por la herencia y relacionados con el sufrimiento físico. En 1999, un informe de varios expertos abordó esta cuestión.

    El documento resultante, de 148 páginas, analiza en detalle las distintas formas de cría de perros, gatos, conejos y aves, así como sus efectos en la salud de los animales. Además de la cría de gatos sin pelo, las orejas dobladas hacia delante o hacia atrás, la cola corta o la ausencia de cola, la sordera en los gatos blancos y el enanismo, se llama la atención sobre la braquicefalia conocida entre los gatos persas ("brachis" = pequeño y "cephalus" = cabeza), una deformidad de la cabeza con la nariz hacia arriba. Sin embargo, todavía no existe una normativa clara sobre la prohibición de la cría en Europa.

    Sin embargo, gracias a los esfuerzos de los criadores que se preocupan por la salud de sus animales, la cría de gatos persas ha abandonado entretanto la tendencia masiva de los años 70.

    A pesar de la problemática historia de su cría, los gatos persas son relativamente sanos si se les cuida con regularidad y se les alimenta adecuadamente, con algunas excepciones: la raza tiene tendencia a manifestar enfermedades renales, así como atrofia y deformación progresivas de la retina, que pueden conducir a la ceguera total. Los gatos persas también pueden verse afectados por la cardiomiopatía hipertrófica, que es común entre muchos gatos de la raza.

    Todas estas enfermedades son hereditarias y dejan claro lo importante que es elegir cuidadosamente dónde adoptar a su gato persa. Los criadores profesionales someten a sus animales y a sus gatitos a exámenes periódicos y oportunos para detectar enfermedades hereditarias, excluyendo de la cría a los que las padecen.

    Esto se aplica especialmente a los quistes renales. Los síntomas sólo se manifiestan en edades avanzadas, hasta entonces los animales reproductores ya han transmitido el gen dominante a su descendencia... Afortunadamente, una ecografía puede mostrar estos quistes ya en la décima semana de vida. Así, los criadores cuidadosos pueden excluir a tiempo a los animales enfermos del apareamiento y evitar el nacimiento de crías enfermas, ya que un gato con quistes siempre los transmite a su descendencia.

    Si se trata de un diagnóstico de una miocardiopatía hipertrófica, una ecografía cardíaca es la forma de proceder a la selección. La enfermedad no se puede curar, pero un diagnóstico precoz ofrece la posibilidad de tratamientos específicos gracias a los cuales el gato puede vivir más tiempo.

    Como puede ver, los gatos de cría deben someterse a controles veterinarios regulares para excluir las enfermedades hereditarias y su transmisión a la descendencia. Si compra su gato a un criador, debe insistir en la entrega de los respectivos informes médicos de sus padres.

    No se fíe de los criadores poco profesionales, que ofrecen "gatos de pura raza a precios razonables" pero sin los documentos necesarios. Por lo general, estos criadores no dan mucha importancia a la salud y la nutrición de sus animales, lo que puede resultar caro más adelante si su gato padece enfermedades hereditarias.

    Elija un criador que sea miembro de una asociación, que controle periódicamente el estado de los gatos, que críe a cada uno de ellos con sensatez y excluya así el riesgo de enfermedades hereditarias.

    Por supuesto, esto tiene su precio, un gato persa puede costar hasta 800 euros. Por los animales de cría se pueden pagar hasta 1.500 euros, pero con ese precio no sólo se paga por el gato, sino también por el compromiso y los conocimientos del criador. De este modo, estarás invirtiendo el tiempo dedicado a tu gato para que desarrolle un carácter dócil y aprenda lo máximo posible de su madre y hermanos, antes de que entre en su nuevo hogar, como muy pronto a los 12 meses de edad.

    A lo largo de la vida de su gato, pueden aparecer otras enfermedades, no necesariamente relacionadas con su árbol genealógico, sino causadas por la edad u otros factores. Después de haber consultado a tu veterinario, podrás darle un alimento veterinario adaptado a sus necesidades.

    Atención

    Aunque el suave pelaje del gato persa atrae a muchos amantes de los gatos, no hay que olvidar que los gatos de pelo largo requieren muchos cuidados. Para evitar la formación de nudos en el pelo, debe cepillar a su gato a fondo todos los días, utilizando un cepillo específico para pelo largo. Si el pelo de su gato persa se enreda, a menudo sólo el veterinario puede ayudarle, pero no se preocupe: el pelo afeitado vuelve a crecer rápidamente en caso de emergencia.

    Durante el proceso de muda, muchos gatos persas pierden una parte enorme de su pelo a pesar de ser peinados y cepillados regularmente. Si se le da un tentempié como la pasta de malta y la hierba gatera, se puede facilitar la expulsión natural de las bolas de pelo ingeridas y evitar el estreñimiento.

    Debido a su pequeña nariz, los gatos persas suelen necesitar una loción para limpiar sus ojos y su nariz. Normalmente, basta con un paño húmedo; Las infusiones de manzanilla y similares pueden irritar aún más la zona de los ojos.

    La cara plana del gato persa hace que tenga que ser alimentado con una dieta especial, ya que los gatos persas utilizan principalmente la lengua para alimentarse. Los alimentos de consistencia pastosa suelen ser más fáciles de masticar para ellos que un gran trozo de carne.

    Sin embargo, hay una regla básica para asegurarse de que está alimentando a su gato persa de la mejor manera posible: Cuanto más equilibrada sea la comida, mejor.

    Los gatos necesitan una dieta con muchas proteínas, por lo que la carne debe ser la base. En general, se prefiere la comida húmeda a la seca, no sólo por la mayor presencia de carne, sino también por un mayor componente de humedad. Los gatos son "animales del desierto" y por naturaleza no tienen una gran necesidad de beber o buscar agua. Por lo tanto, toman la mayor parte de los líquidos que necesitan de los alimentos que ingieren.

    Los gatos persas son una de las razas de gatos más populares en Europa. Con una sabia elección de criador, algunos cuidados y una dieta sana también disfrutará de su mascota.

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios en la web. Política de Cookies