¿Cómo cortar las uñas a un gato?

como cortar las unas a un gato

La mayoría de los gatos no necesitan cortarse las uñas con regularidad, ya que su necesidad innata de rascarse les lleva a limarlas de forma natural. Los gatos que están acostumbrados a estar fuera de casa pueden hacerse las uñas en superficies rugosas, mientras que los gatos de interior deben tener un rascador a su disposición para poder proteger los muebles de la casa de sus uñas. Sin embargo, es importante revisar las uñas de los gatos con regularidad para asegurarse de que no crecen demasiado. El recorte frecuente suele ser necesario en los gatos de edad avanzada y en los que tienen polidactilia, lo que significa que tienen un dedo extra que no toca el suelo y, por tanto, la uña no se lima de forma natural.

Recortar las uñas de su gato ayuda a prevenir el dolor y las infecciones causadas por el crecimiento de las uñas hacia dentro.

Muchos gatos también tienen espolones (uñas situadas en la zona del carpo) que no llegan al suelo y, por lo tanto, crecen de forma desproporcionada, lo que requiere un recorte frecuente de las uñas. Cortar las uñas de su gato ayuda a prevenir el dolor y las infecciones causadas por el crecimiento de las uñas hacia dentro, con el riesgo de penetrar en las almohadillas.

Tabla de Contenido

    Cómo cortar las uñas de su gato

    Durante una revisión, pida consejo a su veterinario sobre la forma correcta de cortar las uñas de su gato sin arriesgarse a cortarlas demasiado profundamente en la parte vascularizada del cuerpo y provocar dolor y sangrado. No dude en pedirle que le muestre el procedimiento correcto. También es importante acostumbrar a su gato a esta operación desde una edad temprana, comenzando a manipular su pata uña por uña, ofreciéndole un bocado cada vez. Una vez que tu gatito se haya acostumbrado, empieza a cortarle las uñas poco a poco con unas tijeras especiales que evitarán el sangrado involuntario y el dolor. Sin embargo, prepárate para el hecho de que tu gatito no tolere tener que permanecer sentado durante mucho tiempo.

    Revise todas las uñas de su gato una vez a la semana, incluidos los espolones. Para saber cuándo empiezan a ser demasiado largas, obsérvelas cuando su gato esté relajado: normalmente se hunden en el interior de la pata y, por tanto, no deberían ser visibles.

    Para empezar, presione la pata de su gato entre el dedo índice y el pulgar para sacar la uña.

    A continuación, corta sólo la parte transparente, evitando llegar a los vasos sanguíneos de la pata, y nunca cortes más allá del extremo puntiagudo para evitar el dolor y la hemorragia. Si observas que una de las uñas de tu gato ha crecido hasta penetrar en la almohadilla, consulta inmediatamente a tu veterinario, ya que puede resultar doloroso cortarlas y es posible que tengas que administrarle anestesia o antibióticos.

    Cortar las uñas de su gato no es una tarea fácil, pero todo depende de lo bien que tolere su mascota el procedimiento. Si no te sientes capaz de afrontar esta tarea, no te sientas culpable, sino que ponte en contacto con tu veterinario, que sin duda podrá ayudarte.

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios en la web. Política de Cookies